Vallisneria gigantea americana Ver más grande

Vallisneria gigantea americana

Vallisneria gigantea americana

Nuevo

Cinta Americana

Más detalles

2,73 €IVA incluído

La Vallisneria gigantea, popularmente llamada ‘Cinta americana’, es una planta acuática clasificada dentro de las llamadas plantas oxigenantes debido a su alto nivel fotosintético.
Es originaria de las islas Filipinas, Sudeste asiático, Australia y Nueva Guinea, y es una de las plantas acuáticas más populares en la acuariofilia de agua dulce por su gran capacidad para adaptarse a diversas calidades acuáticas,su crecimiento rápido, y por su forma de lazo de gran tamaño e intensa coloración. Puede vivir tanto en aguas estancadas como en aguas con fuerte intensidad de corriente y aunque no es exigente con el fondo, ya que acepta todo tipo de sustratos (excepto superficies lisas pues no se trata de una especie epífita), el fondo donde mejor prolifera es a menudo de material arcilloso con algo de arena y mantillo, y con un grosor suficiente (6 a 8 cm) que favorezca su desarrollo radicular. Muy aconsejable para principiantes al ser una planta de fácil mantenimiento, y apta incluso para su mantenimiento en estanques en zonas de inviernos suaves.

 Sus hojas basales, verdes, en forma de filamento con la punta redondeada y con un margen aserrado hacia el frente nacen agrupadas directamente de un rizoma dejando nodos a intervalos regulares.


La flores masculinas y femeninas crecen en plantas de pies distintos (dioica). Las flores masculinas, amarillas y de forma ovoide, miden aproximadamente 1 mm, y son muy numerosas, creciendo agrupadas en inflorescencias en la base de las plantas. Las flores femeninas crecen de forma solitaria hasta la superficie del agua mediante tallos largos en forma de espiral. Tienen 3 pequeños pétalos de color blanco verdoso o transparente con un tubo en forma vaina, de unos 3 cm de largo.


La polinización tiene lugar en verano. Las flores masculinas se separan por si solas cuando están maduras y flotan en la superficie hasta alcanzar las flores femeninas. Una vez que se ha producido la fecundación, el tallo de la hembra se contrae en espiral, arrastrando la flor hacia la parte inferior, donde maduran las semillas. El periodo de floración se extiende desde agosto a octubre. 


Esta planta ha de mantenerse siempre en estado sumergido ya que se seca muy pronto al aire. No son indicadas, debido a su tamaño, para acuarios pequeños o de poca altura (como mínimo deberán tener unos 40 cm). Su crecimiento es rápido bajo condiciones de luz intensa (cuanto mas intensa sea la iluminación mayor sera su crecimiento), pudiendo alcanzar sus hojas los 4 cm. de anchura y la planta hasta los 3 m. de longitud.
Al plantarla, nos aseguraremos que la raíz este bien sujeta al sustrato, para evitar que el movimiento ondulante de sus hojas la estire y se desplante, ya que es una planta que tiene tendencia a tirar fuerte hacia arriba y se desplanta con facilidad. Tendremos la precaución de no aplastar las raíces al enterrarla ni dejar su base bajo el sustrato. De lo contrario la planta se pudrirá. Lo más correcto es plantarla en grupos de varios ejemplares dejando algo de espacio de separación entre ellos en la trasera y lados del acuario, lo suficiente para que pueda reproducirse. Sus escasas exigencias acuáticas y de sustrato, logran que se reproduzcan muy rápidamente por medio de estolones, por división y fragmentación de la raíz (division de mata) o por semillas, creando verdaderas colonias de plantas que si no son podadas ni se ejerce ningún control sobre ellas tenderán a cubrir completamente el fondo, y la superficie del agua.
Debemos podarla regularmente para evitar que tape por completo la superficie del acuario y quite luz, aunque ello hará que la planta pierda fuerza. Para realizar esta poda correctamente debemos cortar las hojas con una cuchilla al ras del agua con la precaución de no desmembrar la hoja. Para evitar parar su crecimiento y que pierda vigor deberemos de dejar dos hojas nuevas sin cortar. Estas hojas son reconocibles por acabar en una punta redondeada.
Las condiciones más idóneas para su mantenimiento serían: dureza entre 5° y 18° d GH. (de Blanda a Dura)  y entre los 6 y los 8.5º de Ph., con una temperatura siempre algo superior a los 18º (siendo óptimo entre los20º y los 26º C), ya que es sensible al frío. Son muy importantes los aportes regulares de hierro y sales minerales (si no, sus hojas amarillean) y cambios periódicos de agua.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Vallisneria gigantea americana

Vallisneria gigantea americana

Cinta Americana